Configuración

General


Notificaciones

Volumen Notificaciones     


Sonidos


Notificación
  


Gol
  


Portada


Visualizar Galería
Visualizar Videos

Cien Años del Toluca: Pasión, Orgullo y Tradición.

Por: saguilera
12/02/2017 | 13:59:44


El abuelo sentado en la fila 23 de la zona de sombra del Estadio Nemesio Diez se pone de pie, alza los brazos y aplaude, sonríe, usa una mano para darse algunas palmadas en la zona del corazón, vuelve a sonreír y dice, casi con un susurro: “Gracias”, mientras en el centro del campo están las leyendas que le dieron los primeros títulos al Toluca a finales de los 60.


El abuelo, con su chamara roja casi tatuada en la piel, ya contagió a su hijo y su nieto que se ponen de pie y gritan “¡Diablos!” con orgullo y el puño en alto. Es cierto, al más joven le impresiona más ver a Talavera y a Da Silva; pero a su padre ver a Cristante, hoy director técnico, ayer un portero imponente y multicampeón. A los tres, además de ser familia, los une otro lazo inquebrantable: la pasión por el futbol, por sus Diablos. Eso es el Toluca, tradición, pasión por un deporte, la herencia de una forma de vivir y sentir los colores, construir ídolos en cada generación, unir familias, formar aficionados orgullosos de su equipo, pintarse de rojo el rostro, el pecho y sobre todo el corazón.




Ya son 100 años. Nada fácil. El Deportivo Toluca festeja este 12 de febrero de 2017 su centenario y lo hace demostrando su tamaño e importancia para el futbol mexicano: un estadio renovado, una afición fiel, un equipo con grandes expectativas y sobre todo un profundo respeto a quienes escribieron una historia de 10 estrellas que lo convierten en el tercero más ganador de México.


El partido ante Veracruz, invitado a la fiesta de los Diablos, aún no había empezado pero las emociones ya habían tomado su asiento en el fantástico Nemesio Diez, no es sencillo remodelar un estadio e impedir que se escapen las buenas memorias, en la casa del Toluca siguen poniéndose de pie ante los nombres de Vicente Pereda, Walter Gassire, Vicente Sánchez o José Cardozo, por decir sólo algunos. Venir aquí es volver a verlos jugar, es recordar cómo pesaba este estadio, las tardes de campeonato tan apasionantes, explicadas a la perfección por el mural que protege las alturas del inmueble. Un video conmemorativo, la presentación de un nuevo himno, el reconocimiento a las grandes figuras en la media cancha, un mosaico imponente… había fiesta en la capital del Estado de México, los Diablos festejaban su cumpleaños 100.


Desde la noche del sábado empezó la celebración oficial, aficionados se reunieron en la explanada del nuevo estacionamiento para cantarle las mañanitas a uno de sus grandes amores. Pintados de rojo, esperaron a que llegara la media noche para rendirle un tributo a la institución que tantas alegrías les ha regalado.


El domingo, antes del partido, una caravana gigantesca recorrió el corazón de la ciudad hasta llegar al estadio. Miles de aficionados pintaron las calles, le mostraron al mundo las fotos de los grandes ídolos, cantaron, llegaron en familia, generaciones reunidas exponiendo su pasión por el futbol, por su Toluca. Un desfile, quizá, nunca antes visto en el futbol mexicano. Fiesta en las calles mexiquenses.



Esta afición está llena de detalles que muestran su fidelidad por el Club y no sólo por las playeras con los nombres míticos de la historia del equipo. Son los niños que posan para las fotos sacando la lengua como si fueran Cardozo, el nuevo ritual de las bufandas que reciben la entrada y salida de los jugadores, el respeto a la jerarquía de Sinha, que cumplió 600 partidos en México, y quien con sólo voltear a la tribuna genera una ovación ensordecedora, los cánticos tan clásicos y bien coordinados: “Yo sí le voy, le voy al Toluca” dicen con constancia y convicción, agitan sus playeras y bufandas mientras gritan “¡Diablos, Diablos!”. Estos aficionados saben hacer sentir su casa.


Los Diablos festejaron su centenario, por si fuera poco, con una victoria ante Veracruz. La anotación de Fernando Uribe supo a gloria y enmarcó perfectamente la celebración centenaria, porque no hay mejor manera que degustar la pasión por el futbol que gritando gol y el Nemesio Diez ayer lo hizo con tal potencia que hasta el frío de mediodía se escapó por un momento. Por cierto, son el nuevo líder de la LIGA Bancomer MX y por estos rumbos todo es felicidad.


El Toluca cumplió 100 años, 10 décadas de grandes historias, 10 títulos que hablan claramente de brillantez, de grandeza, tal y como la estatua de Don Nemesio Diez develada esta mañana en el estadio que lleva su nombre, y quien fuera un directivo que se encargó de forjar los colores, el arraigo y el éxito de esta institución; ahora su hijo, Don Valentín, continúa con el enorme legado.


¡Felicidades, Toluca! ¡Feliz primer centenario de gloria y pasión!


Gracias porque sin tus colores, sin tu rojo y tu blanco tan tradicionales, no se entendería la historia del futbol mexicano.



Dirección de Comunicación

Temas de Interés

Relacionados

Bancomer
Voit
EA Sports
Puma